Los Chakras y sus Emociones

Actualizado: 9 de abr de 2020

Has sentido ansiedad, angustia, miedo, depresión? Todos lo viven pocos lo manejan por sí solos.  Todo tiene un orden en el universo, un ritmo, una ciclicidad. Del mismo modo el proceso terapéutico para sanarnos de un estrés, síntoma físico, emocional o mental es mucho más predecible de lo que te imaginas. ¡Seguir un protocolo de sanación es clave! Por eso, hoy voy a compartir contigo unos conceptos y sugerencias para que puedas ir paso a paso sanando


¡Primero, lo primero!

Si tu cuerpo no tiene energía vital tampoco vas a contar con los receptores de tus células despiertas para absorber la vida desde un lugar más equilibrado. Asegúrate que para dar paso a trabajar con tus emociones y mente previamente se recomienda recibir masaje con aceites o una autosanación (terapia sobre tu piel).



Como segundo paso armoniza esos centros de energía donde la química de las emociones y el cuerpo convergen: los chakras. Se utilizan piedras, terapia del color, sonido e imposición de manos en la Chakraterapia con la finalidad de que esos reservorios de emociones se encuentren desbloqueados y con la predisposición para estar alineados con el bienestar.  En la Formación de Estudios Terapéuticos, luego de trabajar en tu autoestima y energía vital en el cuerpo a través del masaje vas a equilibrar tus emociones con la chakraterapia y tener esta técnica para trabajar en consulta o en casa con los que amas para hacer del trabajo de sanación una práctica completa. Si quieres comenzar a trabajar en ti estos días lo primero es identificar cual es de lado débil y conscientemente fortalecerlo dándole prioridad a los chakras inferiores.

Aquí una lista de los chakras y de las emociones que habitan en cada región: 


1. Muladhara: Se encuentra en la base de la columna vertical y se relaciona con la estabilidad y seguridad.

2. Svadhisthana: Se encuentra cerca de los órganos reproductores e influye en el potencial creativo y en la fertilidad.

3. Manipura: Se encuentra en el ombligo y se relaciona con la transformación.

4. Anahata: Se encuentra en el corazón y se relaciona a la autoestima, intimidad y amor.

5. Visuddhi: Se encuentra en la región de la garganta, influye en la comunicación y la expresión del ser humano.

6. Ajña: Se encuentra entre las cejas y tiene que ver con el estado de la mente.

7. Sahasrara: Situado en la coronilla de la cabeza y está conectado a todo nuestro potencial y nuestra orientación espiritual.


Y el tercero es mindfulness: la capacidad de observar y estar presentes con nuestra mente. Es importante tener nuestra mente en el mismo lugar donde está tu cuerpo. Y para esto nuestra propia biología nos da nuestra respiración para estar aquí y ahora. Comienza por observar y estar atento de tu respiración. En el entrenamiento en Mindfulness aprendes a estar sano estando y en paz.