Chakraterapia

El maravilloso mundo del sistema de los chakras, nuestro arco iris multicolor de sanación.

Siempre me he sentido identificada con esta frase “Somos seres espirituales viviendo una experiencia humana” y hoy la traigo una vez más con relación al tema que deseo compartir.


Cuando hablamos de seres espirituales, realmente a que nos referimos? de qué estamos contenidos?, si la experiencia humana nos habla de la tercera dimensión, el ser espiritual de que nos habla? Si no somos nuestros sentimientos, ni nuestros pensamientos, ni nuestras pertenencias, ni nuestros cuerpos físicos, ya que todos estos son temporales, duales y tienen que ver con la permanencia de la materia en la tercera dimensión, entonces que somos? Es claro que existe en el ser humano un sistema energético eterno, permanente, que es un entramado de vibraciones y frecuencias que nos permean, nos contienen y nos definen. Campo vibratorio que nos habla de emociones, del campo mental, de la personalidad, pero finalmente de conciencia de la unidad y del ser espiritual, finalmente del alma.

Esta energía que llamamos sutil porque nuestra limitada mente humana y nuestros sentidos no logran percibirla a priori se manifiesta de otras maneras por canales, chakras (centros de energía) y 7 cuerpos sutiles todos envueltos en un sistema completamente sinérgico que nos invita a un viaje de lo denso a lo sutil, de la oscuridad a la luz, de la materia al espíritu.

Pero este camino de regreso a casa como lo llamo es un viaje de doble vía de transformación de conciencia, que precisamente hacemos del origen a la manifestación y de la manifestación a la iluminación, de la dualidad de vuelta a nuestra unicidad.Y entonces el sistema de los chakras se pone a nuestro servicio para hacer de este viaje, una experiencia de transmutación, son 7 ellos los principales, donde se transita por 7 colores, 7 notas, 7 vibraciones, 7 sonidos, 7 dimensiones diferentes que arman todo un poderoso arco iris de transformación interna que nos permitirá encontrar al final como lo dice el mito, el tesoro dorado, la piedra filosofal, a través de la cual podremos acceder a nuestra divinidad a nuestra conciencia, ese será el gran regalo, la tierra prometida el AMOR. El momento evolutivo que estamos viviendo nos pide sintonizarnos con el palpitar del universo y alinearnos con él, es tu decisión hacerlo o no; ahí radica nuestro libre albedrío. Sintonizarnos con una franja de frecuencia, se parece a cuando elegíamos un dial de una emisora especifica en la radio, resonar con unas interferencias primero, pero luego con una nitidez que te permita experimentar y sentir la dicha total, el Ananda.

La invitación es a conocer, sentir y conectarnos con las frecuencias de vibración más altas, más puras, de las partículas de nuestro cuerpo que nos permitirá acceder a nuestra verdadera esencia esa que nos conecta con el todo; adentrémonos pues a explorar el puente que conecta la materia con el espíritu, el maravilloso mundo del sistema de los chakras, nuestro arco iris multicolor, a través del cual lograremos la sanación personal que sumara a la sanación universal, estamos inmersos en una sola pulsación, siéntela y utiliza tu poder de trascendencia ya.


Un vaso de agua en cada esquina de la cama


El agua es un conductor de energía y ayuda a limpia y sanar. También se relaciona con el flujo de nuestras emociones. Por lo que es recomendable colocar un vaso de con agua del grifo en cada esquina de la cama y dejarla durante toda la noche. Ver cómo cambia el contenido del agua al día siguiente y sentir si hay un cambio en la atmósfera..


*De ninguna manera este articulo intenta reemplazar o excluir ningún consejo o tratamiento médico. La decisión del manejo de tu salud física y emocional es una relación directa entre tú y tu médico o psicólogo.


© Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción total o parcial del material publicado. Wah. Ecuador. 2020.

  • Grey Facebook Icon
  • Grey Instagram Icon
  • Gris Icono de YouTube