Rituales para cerrar un ciclo

Un ritual es una serie de actividades simbólicas que involucran amuletos, símbolos, elementos de la naturaleza, etc., y que tiene por finalidad que algo encaje de forma diferente. Para lograrlo, se lo hace mediante un testigo y elementos que permitan ese nuevo encaje.


Un ritual tiene la capacidad de abrir comunicación con el inconsciente a través de un lenguaje que no es racional y está más allá de las palabras. Se llega al inconsciente a través de sonidos, colores, olores, sensaciones, imágenes, metáforas y símbolos. Esto se debe a que el inconsciente toma los símbolos como verdades, por lo tanto, el ritual abre la conexión a un mundo interno extraordinario, desde donde descubrimos que lo que llamamos “realidad material” en verdad es magia, que obedece a la mente y al espíritu. La realidad material que parece sólida es en verdad energética y tiene diferentes frecuencias de vibración.

Los rituales tienen también un propósito que puede ser de agradecimiento, bendición, devoción o algo muy particular como la primera vez que la mujer recibe su menstruación.


Muchas veces un ritual transcurre durante una ceremonia o acción, otras veces están vinculados a ciertas religiones, por ejemplo el matrimonio, la confirmación y la Navidad, y también se fundamentan en creencias como las ofrendas a la Madre Tierra para reconocer su abundancia y todo lo que nos da y dedicar parte de nuestros bienes y tiempo (celebración de los tiempos de siembra y los tiempos de cosecha). También están los rituales de cada Nación como el día de muertos en Ecuador donde se celebra y honra a los que ya no están a través de comer guaguas de pan y colada morada.


Encontramos también los rituales vinculados a los ciclos de la luna y del sol y otros ritos sociales como los cumpleaños, la fiesta de la luz, el inicio de un año calendario y su finalización, etc. Para un rito, siempre usamos símbolos como velas, agua, fuego, semillas, hierbitas, ciertos alimentos, colores, etc.


En la tradición védica de la India, hay un ritual conocido como Puja, el cual introduce elementos fundamentales del ritual sagrado para que puedan ser adaptados al proceso personal así como al acompañamiento terapéutico. La conexión profunda con lo sagrado desde la intención espiritual abre la poderosa experiencia de la devoción, para dejarnos guiar por fuerzas poderosas de la consciencia hacia la transformación.


La necesidad del subconsciente es el sentido biológico, espiritual o emocional que la persona le dio a un evento en el cual no encontró una solución. El rito soluciona y devuelve esta necesidad sentida y casi siempre reptiliana. Por este motivo, para una persona que está en un estado de sufrimiento, el rito es esa parte más joven de la persona, es su yo pasado, niñ@ o ancestro. Es decir, para practicar un ritual no es necesario cambiar de religión, sino buscar aquellos símbolos y prácticas que nos conectan con lo místico.


A continuación te dejo 3 rituales que puedes hacer cuando necesites cerrar un ciclo con una situación o persona. Si te dan ganas de hacer los 3, puedes hacerlos en días separados. Siempre es importante que le des tiempo a tu cuerpo, mente y emociones para asimilar lo que está pasando. Puedes adaptarlos a tu realidad e incluir símbolos que para ti hagan sentido.


RITUAL PARA EQUILIBRAR TUS CHAKRAS:

Propósito: activar la energía de tus chakras, sanar y prepararte para un nuevo inicio.

Puedes conseguir una vela para cada chakra:


Chakra 1: vela roja

Chakra 2: vela naranja

Chakra 3: vela amarilla

Chakra 4: vela verde

Chakra 5: vela turquesa/celeste

Chakra 6: vela índigo/azul

Chakra 7: vela morada


Este ritual lo puedes hacer al despertar o en la noche antes de dormir.

En un espacio donde estés sol@, prende una vela blanca. Cierra tus ojos y mientras respiras, siente cómo está cada parte de tu cuerpo. Respira cada vez más profundo y pausado. Cuando te sientas list@, vas a ir activando cada uno de tus chakras. Con el dedo índice de tu mano derecha o izquierda, vas a topar durante 30 segundos el chakra 1 y luego vas a prender la vela correspondiente: roja. Empezamos por el primero hasta el séptimo.


Toma el tiempo que sea necesario. Una vez que has prendido todas las velas, vuelve a cerrar tus ojos y siente cómo está ahora tu cuerpo. Deja que las velas se consuman en su totalidad y agradécete y agradece a Dios, al universo, a la vida o en lo que creas.


Por favor recuerda colocar las velas sobre una superficie segura


RITUAL PARA CALIBRAR TU ENERGÍA:

Este ritual lo puedes usar si te sientes pesad@, con energía baja y cansado. Tiene 2 partes así que puedes hacer uno por la noche y otro al despertar en la mañana. Las hierbitas tienen una sabiduría muy sagrada que nos acompaña cuando necesitamos cerrar ciclos y también para abrir la energía de lo nuevo.


Baño 1: baño con hierbas amargas. Puedes ir al mercado y pedirle a tu caserita que te de un atado de hierbas amargas o comprar por ejemplo: ruda. Orégano, eucalipto, sándalo, tomillo y romero. Hierbas 3 litros de agua y colocas el atado. Déjalo reposar unos 10 minutos y colarlo. Luego te bañas con esta agua. Al finalizar trata de que esta agua se seque en tu cuerpo. Mientras te estás bañando puedes traer a tu mente esa situación, persona, emociones que deseas dejar atrás. Al final, puedes agradecer.


Baño 2: baño con hierbas dulces. Esto lo puedes realizar al siguiente día por la mañana. Puedes ir al mercado y pedirle a tu caserita que te de un atado de hierbas dulces o comprar por ejemplo: manzanilla, yerbabuena, mejorana, hierba luisa, artemisa, lavanda, toronjil, caléndula y rosas. Hierbas 3 litros de agua y colocas el atado. Déjalo reposar unos 10 minutos y colarlo y agrega una cucharadita de miel de oro. Luego te bañas con esta agua. Al finalizar trata de que esta agua se seque en tu cuerpo. Mientras te estás bañando puedes agradecer y traer a tu mente todo lo nuevo que deseas.


RITUAL PARA TERMINAR LA RELACIÓN CON ALGUNA PERSONA:

Prende un poco de Palo Santo y limpia el espacio. Siéntate, cierra tus ojos, y trae frente a ti (metafóricamente) a la situación o persona con la que deseas finalizar un ciclo. Pídele permiso contándole que su relación llega a su final.


En una hoja en blanco escribe todo lo más detallado posible, aquello por lo que le agradeces. Luego escribe todo lo que te molestó y dolió y finalmente todo lo que aprendiste con y a través de esa persona. Todo lo que escribas debe ser redactado en primera persona. Ejemplo: Te agradezco que me hayas cuidado cuando estuve enferm@…


Una vez que termines de escribir. Enrollas las hojas y las quemas. No lances las hojas, quema con consciencia, mira cómo el fuego transforma esas hojas. Entrega al universo todo eso. Para que este ritual sea potente, debes realmente escribirlo todo todito lo que recuerdes, mientras más detalles mejor. Del resto se encarga el fueguito.